El costo real de tus compras

Dato no-tan-curioso: La ONU declaró el “fast fashion” como una “emergencia” ambiental y social. Esto no es cualquier cosa- ya que es el fast fashion es la segunda industria más contaminante del planeta (la industria del petróleo es la primera). El fast fashion sólo ha incrementado en los últimos años y su daño ambiental ha ido creciendo a la par. Se espera que el consumo general de ropa aumente en un 63%. ¿Qué quiere decir esto? Esto significa que los 62 millones de toneladas de ropa del fast fashion que existen hoy, aumentará a 102 millones de toneladas para el 2030.

Desde el siglo XX, la constante demanda por la ropa del momento (fast fashion) se ha disparado. Para poder estar a la altura de este fenómeno, las empresas han adoptado el modelo “See Now, Buy Now”. El fast fashion le brinda al consumidor las tendencias del momento de manera instantánea, pero ¿a qué precio?


¿Qué es el fast fashion?

“Fast fashion” es el término que se utiliza para describir los diseños económicos que se reproducen rápidamente, copiado de lo que se ve en las pasarelas, para llevarlas a las tiendas y ofrecerlos al consumidor de manera inmediata. Este proceso prioriza la velocidad y el bajo costo sobre la calidad y la vida útil. Esto tiene un alto precio ambiental. La presión para reducir costos combinado con la inmediatez de llevarlo a las tiendas significa sacrificar el medio ambiente.. 

Que significa el fast fashion al medio ambiente?

Una prenda de fast fashion es usada, en promedio, unas 5 veces en únicamente 35 días, y produce sobre 400 por ciento más emisiones de caron por prenda, por año, que  cualquier otra prenda utilizada 50 veces por durante un año. En otras palabras: es demasiado desperdicio y contaminación. En el 2017, la industria del fast fashion contribuyó a los 21 billones de libras de residuos textiles posconsumo y más emisiones de gases de efecto invernadero que los vuelos y envíos internacionales combinados. Sin embargo, la moda y la sustentabilidad no deberían de ser mutuamente excluyente. estar peleados. 

Cómo el rentar vestidos lo cambia todo.

Pongamos un ejemplo: recibes una invitación de último momento, corres al centro comercial más cercano y te compras un vestido. ¿Ahora qué? Lo usas una vez y se queda en tu clóset por meses o, peor aún, te deshaces de él inmediatamente. 

Las personas tiran más ropa de lo que piensas: en promedio, una mujer tira alrededor de 37 kilos por año. Piensa en todo el desperdicio de tiempo, dinero, espacio y recursos ambientales literalmente yéndose a la basura.

Pero, la buena noticia es que no tiene que ser así. En Lend the Trend estamos comprometidas con el medio medio ambiente y con el futuro de la moda y el planeta. 

Nosotras creemos que tener lo último en la moda no tiene que venir necesariamente con un alto costo ambiental y social. Cada vez que rentas, estás rompiendo el ciclo de contaminación que produce el fast fashion y ahorrando toda el agua, electricidad y emisiones utilizadas en crear una sola nueva prenda. 

Hagamos un impacto positivo en el planeta.

Usa más, comprando menos.

Cuando rentas con Lend the Trend, definitivamente te vas a sentir la mejor versión de ti misma- te ves bien con los vestidos y te sientes bien al ayudar el planeta. 

Visitanos en nuestra  Instagram y dinos qué piensas.

#RentaReduceReusa

Fuentes: Pulse of the Fashion Industry 2017, What is Fast Fashion and How Does it Impact the Environment, Dirty Laundry: Hidden Ways Fast Fashion Takes a Toll on the Environment, A New Textiles Economy: Redesigning fashion’s future.

23 marzo 2022 — Valeria Fernandez de Lara

Dejar un comentario