Fast fashion: Una emergencia ambiental

¿Sabías que el "fast fashion" es una emergencia ambiental, y que es la segunda industria más contaminante del planeta (únicamente después del petróleo)?

El día de hoy quisiera platicar contigo sobre la moda sustentable, el que es, porque es importante y cómo podemos ayudar. Quisiera primero empezar a definir qué es la moda sustentable. Sin embargo, la definición es muy variable y subjetiva. Lo que sí puedo decir es que la sustentabilidad es un concepto que ha tomado fuerza en los últimos años y nace para contrarrestar los daños del fast fashion.

En un micro resumen del fast fashion, viene con costo ambiental y social altísimo. Esta industria es responsable de altas emisiones de carbono, la producción de aguas residuales y las grandes cantidades de desechos que acaban en terrenos. ¿Sabías que el 82% de la ropa del fast fashion terminan como basura en terrenos? Los costos sociales son igualmente altos. Las condiciones de trabajo son malas e inseguras.

¿Entonces qué es lo que busca la moda sustentable? Bueno, nace para contrarrestar los daños del fast fashion. Por lo tanto, busca ropa más durable con materiales amigables al medio ambiente. ¿Qué quiere decir esto? La moda sustentable busca que los procesos de fabricación y sus materiales no dañen al planeta. El tratar con algodón, por ejemplo, de acuerdo con publicaciones de Greenpeace, puede utilizar hasta 20,000 litros de agua y algunas telas (como el poliéster, gamuza artificial, nylon y rayón) contienen microfibras de plástico que son responsables del 30% del plástico en el océano). La moda sustentable busca todo lo contrario a esto.

El fast fashion existe. La pregunta es ¿Qué podemos hacer para ayudar? O ¿cómo podemos ser parte de la moda sustentable para ser parte de la solución? Pensemos en esta información: de acuerdo con el Wall Street Journal, una mujer promedio usa únicamente el 20% de la ropa en su closet, tira 38 kilos de ropa al año y compra alrededor de 68 artículos de vestir al año. Entonces, para empezar, 1) podemos comprar menos, 2) escoger bien y 3) hacer que nuestras prendas duren.

Rentar prendas de una sola ocasión, como vestidos, es otra excelente opción.  Lo que hace es extender la vida útil de las prendas, reducir los daños ambientales y brindar acceso a una variedad de prendas por solo una fracción de su costo real.

Al final de cuentas, todos los esfuerzos suman. Debemos tener la voluntad de cambiar. Todos, al ser consumidores, somos partícipes de esta industria. Por lo tanto, todos somos parte de la solución. Para empezar es importante replantear nuestra forma de consumo al adquirir ropa de manera inteligente y escoger la calidad sobre la cantidad. Pequeñas acciones pueden lograr un efecto a mayor escala. La moda sustentable busca salvar nuestro planeta de los daños del fast fashion y, para eso, te necesita a ti. Te invito a ser parte de la moda sustentable.

13 mayo 2022 — Valeria Fernandez de Lara

Dejar un comentario