El miedo a repetir ropa ya pasó de moda

El miedo a repetir ropa o atuendos es un fenómeno culturalmente aprendido y afecta particularmente a las mujeres.

Si bien, se considera perfectamente aceptable que un hombre use el mismo traje o camiseta y jeans para las funciones sociales y/o laborales. Mientras que la mayoría de las mujeres sienten la presión de usar algo distinto en cada ocasión. Lo que alimenta a una cultura desenfrenada de comprar ropa barata para usar una vez, trayendo un alto costo social y ambiental. De hecho, según un estudio reciente encargado por la firma de sostenibilidad Hubbub, el 41% de todas las jóvenes, entre los 18 y 25 años, sienten la presión de usar un atuendo diferente cada vez que salen.

El miedo a repetir ropa no es exclusivo de las mujeres jóvenes.

Ese mismo estudio encontró que otro 33% de las mujeres, independientemente de su edad, consideran que un atuendo es "viejo" después de usarlo menos de tres veces. Estas estadísticas empeoran cuando hablamos de vestidos. El 72% de las mujeres los consideran obsoletos después de un solo uso. Sin embargo, el verdadero problema de este temor de repetir ropa es el hecho de que lleva a las mujeres a comprar cantidades innecesarias de ropa barata para satisfacer su deseo de novedad. En resumen, alimenta a las empresas de moda rápida o fast fashion, las cuales vienen con un alto costo ambiental y social.

Este mismo miedo, de repetir ropa, agobia a muchas mujeres a la hora de vestir para su trabajo.

Arianna Huffington está aborda detalladamente este problema en su nueva plataforma Thrive. "Como mujeres, hemos colectivamente roto muchos techos de vidrio", escribe, "pero parece que aún estamos trabajando bajo el techo de seda, maquillaje y tacones". Su columna en Thrive trata de combatir ese techo y comenzar a "cerrar la brecha de estilo", como dice Huffington.
"Las mujeres ya pagan un precio más alto que los hombres en nuestra cultura de privación del sueño y burnout [agotamiento]", afirma. "Y las nociones de vestimenta profesional están tan desactualizadas como la idea de que el burnout [desgaste] es sinónimo de dedicación". Entonces, al comenzar a repetir nuestros atuendos más, dice, "podemos recuperar todo el tiempo y la energía perdida al elegir la ropa y prepararnos, obtendremos una gran ventaja competitiva". Sin mencionar comprar menos y reducir el costo por desgaste de nuestras piezas, que son mucho mejores para el planeta a largo plazo.

Rentar es una excelente manera de combatir el fast fashion y este miedo a repetir ropa.

01 octubre 2020 — Daniela Gomez

Dejar un comentario